Inscripción del templo de Delfos

El ensueño, el sueño y el Extasis son las tres puertas abiertas al más Allá, de donde nos viene la ciencia del alma y el arte de la adivinación. La evolución es la ley de la Vida. El número es la ley del Universo. La unidad es la ley de Dios.

Seguidores

domingo, 17 de octubre de 2010

Duo

"Si quieres encontrarte conmigo,
búscame bajo la suela de tus zapatos.
Apenas comprenderás quién soy yo o qué quiero decir,
pero he de darte buena salud, y a tu sangre, fuerza y pureza.
Si no me encuentras al principio, no te descorazones,
Si no estoy en un sitio me hallarás en otro,
En algún lugar te espero". (Walt Whitman)



"Así en el cielo como en la tierra"


"Refugio en el jardín"



"Paseo por el bosque"

"Modista de muñecas"



Tesoros de la Infancia

Tesoros de la Infancia I

BUENOS AIRES

Y la ciudad, ahora, es como un plano
de mis humillaciones y fracasos;
desde esa puerta he visto los ocasos
y ante ese mármol he aguardado en vano.

Aquí el incierto ayer y el hoy distinto
me han deparado los comunes casos
de toda suerte humana; aquí mis pasos
urden su incalculable laberinto.

Aquí la tarde cenicienta espera
el fruto que le debe la mañana;
aquí mi sombra en la no menos vana

sombra final se perderá, ligera.
No nos une el amor sino el espanto
será por eso que la quiero tanto.
(Jorge Luis Borges)


" Melancolía de fin de fiesta"

"Impasse de Mariposa"

Rayuela II

"Desencuentro espacial"


"Esta mañana, antes del alba, subí a una colina para mirar el cielo poblado,Y le dije a mi alma: Cuando abarquemos esos mundos, y el conocimiento y el goce que encierran, ¿estaremos al fin hartos y satisfechos? Y mi alma dijo: No, una vez alcanzados esos mundos proseguiremos el camino".
(Walt Whitman- Hojas de hierba)

"El puente"

Arboleda Nocturna

Mi verdadero oficio...
"Yo no existía para hacer versos, para predicar o para pintar. Ni yo, ni ningún otro hombre existíamos para eso. Todo ello era secundario...
El verdadero oficio de cada uno era tan sólo llegar hasta sí mismo. Luego podía terminar en poeta o en loco, en profeta o en criminal. Eso no era cosa suya, y, además en último término, carecía de todo alcance. Su misión era encontrar su destino propio, no uno cualquiera, y vivirlo por entero hasta el final." Demian (Herman Hesse)



Todas las obras corresponden a Graciela Bello.

Publicar un comentario