Inscripción del templo de Delfos

El ensueño, el sueño y el Extasis son las tres puertas abiertas al más Allá, de donde nos viene la ciencia del alma y el arte de la adivinación. La evolución es la ley de la Vida. El número es la ley del Universo. La unidad es la ley de Dios.

Seguidores

miércoles, 19 de agosto de 2009

Mandala de corazones rosas


36 corazones
formando un mandala
es tu estación.


Brisa necesaria para seguir unidos en lazos invisibles.

Vistos como dos entes lejanos pero cercanos. Intensidad de luces que brillan y se apagan con la melancolía. Risas tenues que comparten noches intensas para despertar y no saber si fue realidad o un recuerdo.

Y pensar que antes nos vestíamos de mieles, donde nuestros cuerpos se enredaban, caricias que a veces explotaban pero se comprendían en días o en instantes.

Ahora descanso, tú descansas y a pesar de todo te llevo a todos lados, intentando hilvanar las mismas sábanas del ayer, así sean virtuales.
No eres nada pasajero, no eres el recuerdo frágil de mi memoria. Me habitas completamente y aunque no sé cuanto abarca tu ternura, te espero a todas horas. Soy tuya, la de los sueños pasados, soy la que dejaste y la que seré.

Y aunque no me puedas ver estoy guardando los días para que me puedas ocultar en tu sien.

Como deseo que no me olvides, que no sea la rosa que termina.

Ayer entre palabras y pensamientos, desee firmar tu nombre en alguna estrella para siempre verla ahí estática...pero eres libre así como lo soy también. Me contento con observarte y continuar siendo el milagro que nos unió.

Mis palabras me delatan y tú en otra hora estarás leyéndolo descubrirás lo que mi alma encierra.

Me olvido de lo que soy y trato de vivir en la austeridad calma de estos días, confiando.

Pienso que hay alguien para cada uno de nosotros y que no somos muchos para cada uno, en el sentido real de una pareja. Qué el amor puede nacer tantas veces sea posible pero que también sea infinito sin morir, no un sólo supuesto, no un juego, sin frivolidad.

Te quiero en ese mar infinito y en ese cielo en el que nos confundimos. Donde la aurora se demora por una hora en ser.

Y a pesar que estamos divididos por la senda, estoy alegre que existas, que cantes y escribas. Simplemente que seas, soñando de la manera en que lo haces. No decaigas, no permitas que el tiempo te obligue a retroceder.
Sé que puedes ser más de lo que dices y que puedes amar de muchas maneras, se siempre lo que sueñas y no te canses de creer que todo puede ser posible. No hay forma de explicar mi sentir pero tampoco puedo callarlo y ocultarlo sería como amanecer sin sol un poco.


Besos siempre.
Publicar un comentario