Inscripción del templo de Delfos

El ensueño, el sueño y el Extasis son las tres puertas abiertas al más Allá, de donde nos viene la ciencia del alma y el arte de la adivinación. La evolución es la ley de la Vida. El número es la ley del Universo. La unidad es la ley de Dios.

Seguidores

lunes, 29 de junio de 2009

Perlas para Xiomara


En estos días en casa hay una pequeña de 3 años, su nombre es Xiomara Yamilé. La pequeña está que pone la casa al revés, sin contar la alegría que colma con sus ocurrencias. Hace mucho tiempo que no se escuchaba la risa de un niño en la casa, mis sobrinos crecieron hace mucho y cada uno juega la vida a su manera.

El caso es que Xio es un caso tremendo, por lo menos mi madre anda muy nerviosa y ella se aprovecha de cada situación para salirse con la suya.

Hoy me dijeron que la peinara y mientras lo hacia ella me decía que se iba de paseo con su papá y que harían esto, que comprarían helado, pasearían, etc.

Cuando termine de peinarla sin más se fue a la sala a esperar a su acompañante, mi mamá fue detrás de ella corriendo para ponerle su casaca.

Como estaba desesperada por salir, abrió la puerta principal de la casa. Mi madre se asusto y le cerró la puerta. Claro la reacción de Xio es que emitió un ¡BUAAAAAAAAAAAAA! terrible. A pesar del susto que le había causado trataba de calmarla diciendo que no podía salir, que no llorara, etc.

Le dije a mi madre que la dejará por un rato , que no era necesario estar ahí, que su llorar iba a empeorar, que mejor era ponerle un cerrojo a la puerta y que siguiera con lo que ella tenía planeado hacer. Pronto se calmaría. Era mejor no darle pie a que continuara.

Poco a poco el grito o aullido de Xio fue aminorando, me senté a pocos centímetros de ella, observe que trataba de ponerse su casaca sin obtener resultado. No quise ayudarla por temor a un rechazo o que adoptara una actitud negativa hacia mí.

Sin pedirle nada, ella busco mi compañía, me miraba, se escondía y para sorpresa mía comenzo a hacer burbujas haciendo que estás volaran irremediablemente por la sala, tan llenos de colores y reventando con el suave toqueteo de sus manitas.

Perdió su descontento y sonrió de nuevo como si no hubiera pasado nada.

No he tenido mucho acercamiento con Xio, no la veía hace mucho, y antes no paraba en casa y rara vez tenía la oportunidad de jugar o hacerle compañía. Así que solo era un “hola” o un besito en la mejilla.

Recuerdo que antes de nacer yo andaba buscando nombres con su significado para que su mamá escogiera uno, también le hablaba y cantaba cuando estaba en la barriguita de su madre.

A pesar de haber pasado tanto tiempo recién me doy una oportunidad con ella.

Al menos sé que no es tarde, ella es especial y su cariño no lo entrega así no más, al menos es lo que he observado. En estos últimos días que me quedan de vacaciones recordaré algunos juegos juegos, dibujare, haré una que otra burbuja y seré su amiga tal como fuí con mis sobrinos a quienes les invente juegos y les di mi compañía cuando eran pequeños.

...Siento la nostalgia de esos tiempos, pero siempre se es posible rememorar y volver cuando sentimos que algo nos falta.
Publicar un comentario