Inscripción del templo de Delfos

El ensueño, el sueño y el Extasis son las tres puertas abiertas al más Allá, de donde nos viene la ciencia del alma y el arte de la adivinación. La evolución es la ley de la Vida. El número es la ley del Universo. La unidad es la ley de Dios.

Seguidores

sábado, 12 de diciembre de 2009


Si muere la mujer a la que has amado de una forma total, plena, te sorprenderás; ciertamente es un poco triste, pero no te vuelves loco ni nada por el estilo. No te golpeas el pecho llorando y gritando: Me voy a matar. Ya no puedo vivir. Si has amado a una mujer totalmente y muere, ciertamente hay cierta tristeza... pero es una tristeza hermosa, no es más que una despedida silenciosa. Pero no te suicidarás, ni lloraras desconsoladamente durante meses y años. Puede que derrames algunas lágrimas, pero esas lágrimas no serán de desdicha y sufrimiento; al contrario, serán de gratitud, de agradecimiento.

Estás agradecido a esa mujer, te ha dado mucho. Ha hecho de ti una persona adulta; ha derramado mucho amor sobre ti. Y tú no te sientes culpable, porque has dado todo lo que has podido.

Si no has amado a la mujer de una forma total, te sentirás culpable. Y esa culpabilidad te hará sufrir. Así que te irás al otro extremo: llorarás desconsoladamente, no comerás y te sentirás desgraciado durante meses, años, quizás durante toda tu vida, porque en el fondo ahora lo estás repitiendo. La mujer se ha ido, y tú nunca la has amado. Y ahora ya no la volverás a ver. Ya no podrás pedirle perdón. No le podrás decir: Perdóname. No te he amado como debía de haberlo hecho. Ahora llevarás esa experiencia incompleta flotando sobre ti como una nube oscura.

En el psicodrama volverás a vivir esa experiencia de nuevo, recrearás la fantasía. Y una vez que puedas volver a recrear esa fantasía- aunque sea tu imaginación-, o puedas volver a representarla con alguna otra mujer que haga de ella, si eres capaz de volver a representar todo el acto, si eres capaz de ir a través de toda la representación, te sentirás liberado. Habrá un punto final. Estarás fuera de la jaula.


OSHO - La Geometría de la conciencia- Enseñanzas místicas de Pitágoras
Publicar un comentario